SANPEDROCRISOLEANDO ETAPA 7

ETAPA 7: ANTEQUERA – CASABERMEJA (MÁLAGA). 2 DE ABRIL.    (REW-32 DEL EJÉRCITO DE TIERRA)

Para poder afrontar con energía la etapa de hoy, D. Pedrito empezó la mañana con un buen desayuno andaluz compuesto del famoso mollete de Antequera con aceite de oliva.

Le esperaban 24´50 km.  a pie en compañía de dos buenos amigos que forman parte del REW-32 del Ejército de Tierra y que en el siguiente vídeo nos saludan mostrando unas vistas impresionantes.

 

D. Pedrito sintió curiosidad por conocer la leyenda que guarda aquella curiosa montaña con forma de perfil humano, también conocida como “el indio” por la que se sentía observado. La Peña de los Enamorados da honor a su nombre con una leyenda sobre dos enamorados que se remonta al Siglo XV cuando Antequera era frontera entre la zona musulmana y cristiana durante la Reconquista.

“El joven cristiano Tello, cae prisionero. La hija del mandatario moro, Tazgona, va por curiosidad a los calabozos en los que se encuentra con Tello. Ambos, de una sola mirada caen enamorados y deciden marcharse, ya que, por aquellos siglos, no se les permitía contraer matrimonio a parejas de distintas creencias. Aunque escapan de la cárcel, son descubiertos por los guardias que, con el padre de Tazgona al frente, salen a su captura. Llegan a un peñón en las entradas de la ciudad de Antequera, decidiendo subir por él. Ya en todo lo alto, los arqueros del padre apuntan a los jóvenes. Ambos se miran, se cogen de la mano, y se colocan al filo de la cima. No tenían escapatoria: rendirse y ser capturados y separados. Pero no, Tello y Tazgona, unidos por sus manos, vuelven a mirarse fijamente y se despeñan, saltando al vacío”.

D. Pedrito quedó estremecido con tan dramático final y recordó una historia de amor parecida que es obra de William Shakespeare, ¿recordáis el nombre de esos enamorados?

Eduardo, Jose y nuestra querida mascota estaban preparados, emprendieron la marcha y se adentraron en el bello paraje natural el Torcal de Antequera.

A mitad de la etapa D. Pedrito dio la voz de alerta porque tenía la sensación de que se habían perdido, suerte que encontraron a unos senderistas de la zona que amablemente les indicaron la dirección que debían seguir, porque recordad que nunca hay que rendirse aunque sea duro el camino,  ya que con valor todo se puede lograr.

Y siguieron andando…

 

Antes de llegar a Casabermeja D. Pedrito tuvo que frotar varias veces sus ojos porque no podía creer que la persona con la que realizaría la siguiente etapa era ¡Rosa! una profesora de Infantil que estuvo en el colegio hace algún tiempo. ¡Qué sorpresa! Esta es la magia de Sanpedrocrisoleando, el poder de disfrutar de la naturaleza y reencontrarnos con amigos que hace tiempo que no vemos.

Tras tres intensas etapas vividas con militares del REW-32, D. Pedrito se despidió de Jose y Eduardo con un “hasta pronto”, agradeciéndoles inmensamente la grata compañía y reviviendo el día de hoy en el siguiente vídeo. ¡Gracias por todo!¡Sois geniales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *